El Discipulado Consciente según la Tradición Transhimaláyica


Ante las Nives del Himalaya: Notas de observaciones recientes
por Geoffrey Hodson

El Everest representa el aspecto femenino del poder de la Tierra. En su cumbre aparece una forma simbólica de la Diosa Madre del Mundo sentada en meditaciön en su trono de loto. Revestida de un manto de poder, azul marino por fuera, índigo por dentro, ella se mantiene inmóvil, posicionada en un poderoso chakram terráqueo del cual el Everest es el corazón físico y magnético. Su conciencia se encuentra profundamente sumergida en contemplación, introvertida, evocando y conservando el poder espiritual, así como el Dios del Kunchinjunga lo recibe y envia.

Kunchinjunga representa el aspecto positivo de la tierra y sobre él se localiza este Dios de la montaña; Su aspecto es blanco y fiero como el brillo del reflejo del sol sobre la nieve, Su aura también blanca, está pincelada por retoques azules. Huestes de devas menores blancos se desplazan contínuamente por toda la zona sirviendo a Este y otros Grandes Seres Fulgurantes.

El Dios del Kunchinjunga parece servir como el sentinela meridional y guardián de las regiones sagradas del Tíbet. Su conciencia se despliega por toda la India e Indochina, incluyéndo el mar. Como un faro, irradia sobre de ellos un poder positivo, radiante y puro.

Estos dos son como los aspectos gemelos de cierta clase de poder terráqueo. Desde lo más profundo, la fuerza de la Tierra asciende dentro del Everest como lo hace Kundalini dentro de los chakras de un yogui iluminado. Y más allá de, y a través suyo, el poder fluye por el Kunchinjunga como bendiciendo el elevado pico. El Everest recibe y almacena el poder, el Kunchinjunga lo distribuye.

Más allá de las sorprendentes conciencias de estas montañas existe una tercera, la de un gran Deva de la región Transhimaláyica, mucho más al norte. Así todo el Tíbet está ocultamente aislado del mundo, siendo de hecho un templo, custodiado por Devas guardianes.

El poder emanado del valle de los Mestros es claramente disntinguible. Toda la región pareciera estar encendida en poder, es un tremendo centro, como el sol, su dorada radiación centellea sobre el mundo. En el corazón del valle emana la profunda paz en la cual Ellos viven, la Paz de lo Eterno.

Otros centros de poder se encuentran ampliamente diseminados por toda la zona, hogares sin duda de los Excelsos Seres.

Sobre el establecimiento en la tierra de la fraternidad de los ángeles y los hombres, aun Deva de las montañas piensa:

La humanidad, a través de sus científicos, se encuentra sondeando el poder de la materia física, perforando la materia para obtenerlo. A su debido tiempo, las capas externas de energía de la tierra serán golpeadas ligeramente, proporcionando nuevas fuentes de energía. Enseñe, por lo tanto, sobre los Dioses de la energía, sobre las Inteligencias creativas y directivas detrás de las energías de la naturaleza, despertando, aquí y allá en esta edad obscura, la mente del hombre al hecho de su existencia. Enseñe las dos esenciales cosas para el descubrimiento exitoso y la utilización de la energía oculta. Primero, la fraternidad humana, ya que el poder deberá ser utilizado para contruir, y no para destruir. Y segundo, que el científico, como el yogui, debe buscar dentro de él la verdad.

La clave para el ingreso del hombre al reino de los Dioses consiste en la completa preparación para poner al servicio de todos, el poder obtenido, el conocimiento obtenido, sin resevar nada para sí mismo.

El científico debe convertirse en el verdadero yogui, inegoísta, con sólo la verdad como único objetivo. Sólo así los dioses le mostrarán sus regalos, y le abrirán el santuario donde las energías ocultas residen, y lo admitirán en el Reino de los Dioses.

La raza humana necesita urgentemente de un despertar espiritual. El hombre debe pasar del egoísmo hacia el altruismo, de la adquisición al servicio, del aspecto forma al aspecto vida. Entonces, y sólo entonces, el poder le podrá ser confiado, y le será otorgado el conocimiento de la vida dentro de la forma.

[The Theosophist, Abril 1934]

[ regresar ]

 

www.lanoo.org | info@lanoo.org | México, D.F.
Copyright 2003 @ Unidad de Servicio "La Piedra Angular". Todos los derechos Reservados.
Wesak 2003.